Rino-relato, continuación

Pues el día de ayer fue al fin la cita con el otorrinolaringólogo, fue en la clínica 4, al llevar me dí cuenta que la estaban remodelando, en ese momento me alegré de haberme ido en taxi.

¡Ah! pero en el camino del trabajo al hospital se suscitó una pequeña persecución ya que no me dí cuenta que mi celular se lo había quedado Roberto, de hecho no recuerdo habérselo entregado, por lo que el tomo un taxi de la base y se fue tras de mi, sólo para darle mi celular 😀 aunque el taxi especulaba que era para estar conmigo nada más, no se si por celos o para cuidarme jaja.

Al llegar había un largo y ancho pasillo en el cual estaban los consultorios, al rededor de 50, busqué el mio, el consultorio 40. En medio del pasillo había 3 cabinitas en la cual daban información, me acerque a la más próxima al consultorio 40, estaban 2 enfermeras hojeando una revista de espectáculos, como no veía hora para que terminaran de platicar y/o ver la revista las interrumpí, preguntando dónde tengo que avisar que llegué a la cita, la encargada de la cabina sólo señaló el siguiente módulo.

Me dirigí al lugar señalado e hice la misma pregunta, una señorita que estaba supervisando las citas tomó mi hoja y me comentó que tenía que ir con la enfermera del consultorio, pero al llegar a afuera del consultorio me percaté que no había una enfermera asignada, así que fui al consultorio, afuera se encontraba una señora mayor, en espera igualmente de pasar con el especialista.

Mientras esperaba mi turno comencé a escuchar a Kaiser Chiefs, el grupo que escucho muy frecuentemente en los últimos días, así que me pareció que pasó rápido el tiempo.

Al fin entré, el Dr. se presentó y comentó que estaba cubriendo al Dr. Barrera. Me pidió que tomara asiento y me pregunto que era lo que pasaba, le explique lo sucedido, síntomas, etc. Él me examinó con sus pinzas y didema con foquito, al escuchar su explicación, me tranquilicé.

Me comentó que debido al golpe se inflamó el tabique, y que el ambiente y la rinitis ha contribuido a que se siga inflamando, es por esto que duele la nariz cuando me pongo los lentes, y traigo irritado. La desviación en el tabique no es muy grave, por lo que no será necesario operarla 😀

Después me hizo una pregunta:

“¿A usted, le gusta su nariz?”

Respondí, si, claro!! Prosiguió: Si, su nariz esta bonita, y continuó con el comentario: Recuerde que el IMSS no es para cirugías estéticas, únicamente para

Imprimió la receta, me dio las últimas indicaciones de cómo usar ciertos medicamentos, le agradecí y me retiré.

En esta ocasión si me aseguré de que los botes trajeran las pastillas, je

A comenzar el tratamiento… esperemos que con esto se solucione el dolor.

Advertisements

2 thoughts on “Rino-relato, continuación

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s