Para no perder la costumbre

Me ausenté unos meses, pero no fue por cuestión de bloqueo de escritor, obviamente por que no lo soy, sino por las mismas razones de siempre…

Recuento rápido… mm… no recuerdo si lo había mencionado pero en diciembre me gradué como Mtra. en Ciencias de la Información y Administración de la Información (MIK), al fin!!! Después de 3 años.

En febrero comenzaron las despedidas de soltera, ajuste de detalles, diseño de invitaciones, etc.

Marzo fue más apuro por fechas, nos entregaron la casa gracias a Dios (en la fecha que quería para no pagar la mensualidad antes de la boda, además de que nos dieron un reembolso de 3 mensualidades), separamos la luna de miel, que ya me urgían una salida a la playaaaa!! Descubrí un hermoso lugar llamado Isla Holbox, Quintana Roo. No conocía a nadie que hubiera ido o si quiera escuchado del lugar, pero al ver las fotos y, sobre todo, el hotel donde nos quedaríamos, estaba muy ansiosa por llegar!

En Abril fue la boda, Roberto y yo la disfrutamos mucho… yo la disfruté mucho, con aventuras que contar sobre el día, todo quedó como lo habíamos planeado. Muchas amigas me dijeron que se pasa el día muy rápido, pero a mi parecer no fue así, duró lo que tenía que durar y lo disfruté todo.

Al día siguiente la luna de miel! El único inconveniente que veía era que para

Transportación esperándonos
Transportación esperándonos en Holbox

arribar a la Isla eran como 6 horas de camino, 2 y media de vuelo Monterrey – Cancún, y después 3 horas de transportación terrestre Cancún – Chiquilá y 45 mins. en ferry de Chiquilá a Holbox, pero créanme vale la pena enormemente, es un lugar que me dejó sin palabras del cual no quería irme.

Una semana después regresamos directo a nuestra casa! Sólo teníamos la sala, el comedor y sobre todo la recámara, de lo más importante esto último! 😀 Sin refrigerador, ni abanicos, ni boiler, ni fregadero, lavadora, ni secadora, ni televisión, ahh pero eso sí con luz, agua y gas.

De esos días para acá hemos agregado el boiler, el refrigerador y sobre todo… el Mini-split!!! ya esta instalado? No, pero al menos ya lo tenemos jejeje

El día en que nos “cayó el veinte” fue en los primeros días de trabajo, veníamos en el carro cuando nos tocó un semáforo en luz roja, me detuve, volteé a ver a Roberto y nos reímos de felicidad, de nervios de extrañeza, fue una sensación nueva, emocionante, muy emocionante, ahí dijimos: Estamos casados! 😐 😀

Los días han sido deliciosos, de aprendizaje, de excelente repartición de tareas (yeii), de conocer costumbres de sueño, de conocer sustos del sueño jaja, de saber que en el tiempo de frío tendré mi propio calentador personal anatómico 😀 y que no le molestarán mis pies fríos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s