Monos literarios

En el marco de la XIX Feria Internacional del Libro Monterrey 2009  se le rindió homenaje a una de las escritoras más destacadas de Latinoamérica, Luisa Valenzuela.

Aunque había escuchado alguna vez su nombre no conocía detalles particulares de sus obras y mucho menos conocerla personalmente, hasta el día que fui por ella al hotel para llevarla a una conferencia de prensa que se llevaría a cabo. De camino a este compromiso tuve la oportunidad de platicar un poco con ella, supe que hacía mucho que no venia Monterrey, que es amante de las máscaras, su gusto por los cotorros, entre otros temas. Sin embargo no fue hasta que comenzó la rueda de prensa que despertó en mí la curiosidad de “leerla”, después de “escucharla”.

Una de las personas presentes en la rueda de prensa le comentó algo sobre que “se escribe con el cuerpo”, a lo que ella hizo reafirmación de esta idea y de cómo abordaba este tema en el libro “Peligrosas palabras”, este tema fue lo que más me intrigó… escribir con el cuerpo… cómo sería… dónde se haría… así que busqué el libro, afortunadamente una biblioteca lo tenía disponible, así que lo tomé en préstamo y comencé a leerlo.

El comienzo del libro presenta ideas que no había tomado en cuenta, por ejemplo: el despertar de las mujeres en el lenguaje, en la escritura, a las palabras, la libertad y la atadura de las palabras femeninas.

He aquí uno de los fragmentos que más me ha llamado la atención, ya que es el punto de vista de ella que esta en la línea delgada entre la femineidad y el feminismo. Sin embargo, brinda una explicación sobre lo que escriben las mujeres, si es que se puede explicar en cierto punto, me incluyo únicamente en lo variante que pueden ser las ideas que plasmo en este espacio, sin embargo disto mucho de realmente escribir sobre algo.

Los tres monos sabios deberán enfrentarse acá -mansamente, es cierto- con la mona que aunque se vista con el ropaje literario que durante siglos fue privativo del mona queda. Y a mucha honra. Será ésta una mirada de mujer, con conciencia de serlo, para bien y para mal, desde  las hormonas, sí, pero sobre todo desde esa contrucción literaria llamada mujer que atañe a la humanidad en pleno.

Muchas cosas se dicen sobre la escritura de la mujer para simplificar algo que puede ser tan similar a la escritura patriarcal y sin embargo tan sutilmente diferente.

Valenzuela, L. (2001). Peligrosas palabras (pp. 14 y 15). Temas grupo editorial, Argentina.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s