En una clara noche de luna…

En una clara noche de luna, poco después del décimo día del Octavo Mes, Su Majestad, que residía en el Despacho Imperial, estaba sentada en el borde de la veranda mientras Ukon no Naishi tocaba la flauta para ella. Las otras damas de honor estaban juntas, se reían y conversaban entre ellas, pero yo estaba sola, reclinada contra uno de los pilares entre la sala principal y la veranda. La Emperatriz me dijo:

– ¿Por qué tan callada? Di algo, estoy triste cuando no hablas.

Repliqué:

– Contemplando la luna de otoño.

La Emperatriz dijo:

Ah sí, dices lo que debes decir.

Shonagon, S. (2004). En una clara noche de luna… El libro de la almohada [The pillow book of Sei Shonagon (Jorge Luis Borges y María Kodama Trans.). (pp. 72). Madrid: Alianza.

.

Es gratificante, tranquilizante, reconfortante, refrescante, cuando escuchas o lees palabras que sabes que dicen mucho de la otra persona  y son dichas en el momento preciso… es como si las palabras me arroparan, me cobijaran y me brindaran calidez, cuando no se deja pasar el momento para decirlas… y me siento bien cuando las digo, o al menos trato de transmitir lo que siento, aunque debo admitir que no soy buena con las palabras, soy mejor transmitiendo sentimientos con mis manos.

.

.

Hoy he visto una luna hermosa desde un alto mirador, hacía frío pero hasta ese frío fue un elemento que hizo disfrutar de la vista. Desafortunadamente no traía la cámara, espero mañana regresar sólo para volver a verla… ahora si fotografiarla y compartirla.

Buenas madrugadas…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s